Recuperación del Animal de Poder


¿Qué es un Animal de Poder?

Animal de PoderTodos tenemos un espíritu protector en forma de animal que nos ayuda y podemos pedirle poder adicional en cualquier situación.

No es exclusivo del chamán disponer de animales de poder. Cada uno de nosotros tiene un animal particular –sino varios- como su medicina personal. Estos espíritus protectores nos ayudan tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestra búsqueda espiritual de armonía reforzando el poder de quienes somos.

El Animal de Poder es el mayor protector que una persona puede tener.

Desde el punto de vista chamánico, sencillamente en un cuerpo lleno de poder no hay lugar para la enfermedad.

Algunas de sus principales funciones son:

  • Hacernos más resistentes a pequeñas enfermedades.
  • Protegernos de intrusiones externas.
  • Ayudarnos en situaciones difíciles.

¿Porque necesito un Animal de Poder?

Todos nacemos, según la cosmovisión chamánica, con un compañero espiritual en forma de animal. Como este conocimiento se perdió en la cultura moderna, nuestro animal de poder puede dejarnos por causa de ese olvido. Las culturas chamánicas dirían que ese abandono de poder nos deja vulnerables.

Al recuperarlo, obtienes una herramienta muy eficaz para estar más protegido.


¿Cuáles son los síntomas?

Cuando uno no tiene su animal de poder podría experimentar las siguientes condiciones:

  • La falta de poder/fuerza en sí misma.
  • Estar continuamente con enfermedades leves como catarros, migrañas, etc.
  • La falta de éxito en la vida o la mala suerte…

* Estos síntomas no siempre quieren decir que hay una “pérdida del animal de poder”. Para saber lo hace falta una consulta chamánica.


Características de una sesión

  • La sanación chamánica es en muchos casos una cuestión de repetición. En la que se le pide a los espíritus de ayuda que trabajen para erradicar aquello que la persona nos plantea como tema para sanar.
  • Cada sesión es en sí misma única, es decir, no hay dos iguales aunque en algunos casos se tengan que utilizar las mismas técnicas de sanación.
  • No hay ninguna ingesta substancias alucinógenas. Llegamos a entrar en un estado alterado de conciencia a través del sonido monótono del tambor o la maraca. La persona que recibe curación no tiene que hacer nada durante la sesión, sólo abrirse de corazón para que los espíritus puedan trabajar.
  • Ningún tipo de sanación chamánica sustituye a tratamientos médicos o psicológicos que el cliente esté llevando a cabo.
  • Duración: Dependerá de cada practicante chamánico.