Recuperación del Alma


¿Qué es la Recuperación del Alma?

Recuperación del Alma y ChamanismoLa perspectiva chamánica no difiere tanto de la psicología en la concepción de que cuando alguien sufre un trauma se disocia de ello, provocando muchas veces hasta el olvido del evento. El chamán también sabe que con esa disociación, muchas veces esa parte se desplaza para refugiarse en otro lugar menos hostil. Eso deja a la persona vulnerable y con menos presencia para afrontar la vida, debilitándole su fuerza vital.

Es trabajo del practicante chamánico el ir a buscar, con la ayuda de sus guías espirituales, esas partes de Alma y traerlas de regreso.

Es muy importante entender que NO se devuelve el trauma que causo la fuga, sino la fuerza vital de ese fragmento de alma que se fue. Una vez recuperada se integrará de nuevo en la persona para que a partir de ese momento se pueda sentir más completa, pueda ser más ella misma y vivir con armonía.

Por Alma entendemos nuestra esencia vital y espiritual.


¿Para qué se necesita una Recuperación del Alma?

Todos hemos sufrido traumas físico/emocionales graves o menos graves que posiblemente hayan causado que parte de nuestra esencia nos abandone para escapar del dolor. Dejándonos a lo largo de la vida con una sensación de que nos falta algo pero no sabemos qué es. Accidentes, abusos, perdidas de seres queridos pueden causar una pérdida del alma. Aunque también alguien puede quitárnosla inadvertidamente a través de las envidias o se la podemos dar a alguien como en casos de codependéncias.

También es importante tener en cuenta que no todos los traumas acaban en una pérdida del alma. Ya que, dependiendo de cómo estaba la persona de fuerzas en el momento de la experiencia, muchas veces somos más fuertes de lo que creemos.


Características de una sesión

  • La sanación chamánica es en muchos casos una cuestión de repetición. En la que se le pide a los espíritus de ayuda que trabajen para erradicar aquello que la persona nos plantea como tema para sanar.
  • Cada sesión es en sí misma única, es decir, no hay dos iguales aunque en algunos casos se tengan que utilizar las mismas técnicas de sanación.
  • No hay ninguna ingesta substancias alucinógenas. Llegamos a entrar en un estado alterado de conciencia a través del sonido monótono del tambor o la maraca. La persona que recibe curación no tiene que hacer nada durante la sesión, sólo abrirse de corazón para que los espíritus puedan trabajar.
  • Ningún tipo de sanación chamánica sustituye a tratamientos médicos o psicológicos que el cliente esté llevando a cabo.
  • Duración: Dependerá de cada practicante chamánico.